Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Historia’

La hacienda Buenavista se formo a finales del siglo XVI, siguiendo el mismo proceso que las demás haciendas de la región: a partir del otorgamiento de mercedes a diversas personas que por medio de intercambios y compras de ellas, alguien va agrupandolas hasta formar una unidad definida con varias mercedes colindantes. Entre los primeros propietarios se llega a mencionar al presbítero Francisco de Estrada y a una hija de Geronimo Aznar de Biedma.

En 1613-1914, la adquiere Melchor de Valdes (hijo de Dionisia Carvajal y Alonso de Estrada, no confundir con su tío el presbítero del mismo nombre) por medio de uno de sus tutores.

En 1619, Melchor la vende al regidor de Puebla Alonso Galván. Después de su muerte, viene un reclamo de otros descendientes de Alonso de Estrada ante la Real Audiencia para que se anulara la venta por considerar que pertenecía al Mayorazgo de Uluapa y por lo tanto, legalmente invendible. 

En tanto,  24 de junio de 1623, Alonso Galván y Gerónimo Villaseca (eran cuñados, Alonso estaba casado con una hermana de Gerónimo) realizan un contrato de compraventa donde Alonso le vende a Gerónimo la mitad de las haciendas de Uluapa, San Cristóbal,  Cacahuatepec y Buenavista en 45,000 pesos de oro común, Gerónimo le paga con la parte que le correspondía de la hacienda San Nicolás, 3/8 de la hacienda  valuada en 30,000 (los restantes 5/8 le pertenecían a Juan Cortes de Hermosillo) y 15,000 en efectivo. Con ello propiamente quedan bajo una misma organización.   

El pleito legal con los Estrada-Carvajal dura varias décadas. En tanto, dura el pleito la hacienda la manejó Alonso Galván y Gerónimo de Villaseca, luego sus descendientes. A mediados del siglo XVI, se hace la entrega de la hacienda Uluapa, San Cristóbal y Cacahuatepes, entre otros sitios a Diego de Estrada, pero la  hacienda Buenavista quedo en manos de los descendientes de Gerónimo Villaseca, quienes, también, mantenían un pleito con los descendientes de Alonso Galván.

El pleito entre los Villaseca y Galván se resolvió de alguna manera pero hacia principios del siglo XVIII, la hacienda ya pertenecía nuevamente a la familia Estrada, exactamente a Francisco Ángel de Estrada quien había heredado el mayorazgo.

Límites de la hacienda Buenavista (Tuzantepeque) durante los siglos XVII y XVIII. Los límites exactos con la hacienda de Uluapa no pueden identificarse por desconocerse la ubicación actual de las referencias dadas.

A la muerte de Francisco Ángel hay un nuevo pleito por la sucesión del Vínculo y con ello de la hacienda. El pleito fue entre tres partes interesadas: Diego de Estrada y Galindo, hermano de Francisco; las hijas naturales que había tenido Francisco con Bernarda de Abendaño, María Theresa y  Luisa Francisca; y María Luisa de Acevedo y Estrada, sobrina de Diego y Francisco Ángel, ella era hija de la hermana mayor de los mencionados.

La hacienda la administraba Alejando Cosío y Guerra esposo de María Luisa.

Por sentencia de la Real Audiencia, del 13 de enero de 1711, la hacienda Buenavista quedo en manos de las tres hijas naturales de Francisco Ángel, aunque parece que obtenían poco provecho de ella porque hacia 1737, ellas vivían en la ciudad de México y la hacienda estaba abandonada.  

En los documentos de 1737 y un plano de 1746, se mencionan dos haciendas con los nombres de Tusantepeque y Buenavista, pero en realidad era una sola. Parece que en siglo XVIII hubo una confusión ya sea por parte de los informantes o por parte de los funcionarios virreinales, al representar dos haciendas, cuando en realidad era una sola. Tusantepeque era el nombre prehispánico, del lugar que los españoles llamaron Buenavista, así consta en documentos del siglo XVII, e implicitamento asi los mismos docuemntos que mencionan a las dos haciendas al reconocer que ambas pertenecían a las hijas de Francisco Ángel.

Mapa de 1746 con las haciendas de Tuzantepeque y Buenavista. Al sur del pueblo de Tesechoacán se ve el rancho de San Miguel, no se encontrado otra referencia documental de pel, pero muy posiblemente halla estado dedicado para los gastos del santo patrono del pueblo, como por ejemplo tenía Chacaltianguis. Fuente: Archivo General de la Nación.

Antes de 1790, la vuelven a comprar los dueños de Uluapa, en ese entonces ya con el titulo de Marqueses y de cuyas manos no volverá a salir hasta que los títulos nobiliarios dejan de existir y los últimos herederos mueren,  alrededor de 1840. En la practica formo parte de la hacienda de Uluapa, aunque legalmente siguió siendo una unidad independiente.

Pocos años después de la independencia por ley se ordena la desaparición de los mayorazgos, quedando los dueños en la libertad de venderlos o dividirlos entre los familiares. Muchos de los propietarios venían arrastrando desde hacia mucho tiempo deudas que se hacen insostenibles provocando la venta de las propiedades que se habían conservado en manos familiares desde hacia siglos. Este fue el caso de la familia del marques de Uluapa. En 1826 de desprenden de las propiedades del mayorazgo de Acevedo ubicadas al norte del estado de Veracruz. En 1931, el último marques divide algunas propiedades con su tío paterno.

En 1889 aparece un documento fechado en 1833 donde supuestamente el marques le vende al presbítero José Antonio Bravo, cura de Tesechoacan, una parte de la hacienda de Uluapa, aunque por los limites generales mencionados puede decirse que se trata de una parte de la antigua hacienda de Buenavista. Este documento genera dudas porque primero se presenta en una fecha posterior a otros donde se establecían ya las haciendas Buenavista, San Gerónimo y La Soledad, y porque tal como lo expresa el mismo documento los limites mencionados no corresponden a los dados en otros documentos relacionados con la misma hacienda, aunque lo atribuye al fraccionamiento que ya había ocurrido.

Los límites del terreno supuestamente vendido en 1833 son los siguientes:

“(…) principiando por el rio arriba, de la boca del pueblo de Tesechoacan al Norte, hasta encontrar la zanja que llaman de T(io) Tinoco, por ella se sigue por su desague por el arroyo arriba, hasta encontrar el  arroyo de la Cruz, de ahi siguiendo por el arroyo arriba hasta encontrar (con) su origen; respecto a que desde este punto al de las tres Cruces y linderos con las tierras del pueblo de Latani y de Tuxtepec hasta encontrar con el rio grande (…)

Límites aproximados de la supuesta venta de 1833.

En todo caso, es un hecho que todas las propiedades de los marqueses en la cuenca del Papaloapan se venden en 1840 o un poco después, tras la muerte de heredero Alejandro en 1836 (hijo único y sin descendencia) y de su madre María Josefa Rodríguez de Velasco y Osorio, la marquesa de Uluapa, ocurrida 1839.

Esta en duda si fue una sola persona o varias quienes compraron la hacienda de Uluapa, pero sin duda entre ellos esta el presbítero José Antonio Bravo, cura de Tesechoacán. La duda incluye si los terrenos de la antigua hacienda de Buenavista se vendió en 1833 como se deduce del documento presentado en 1889 o después de 1840.

A finales del siglo XIX, en el territorio que ocupaba la antigua hacienda de Buenavista, aparecen 3 haciendas, la que conserva el nombre de Buenavista, San Jerónimo de Bravo y La Soledad. Seguramente a la muerte del presbítero José Antonio se dividió entre sus herederos.

En todo caso, hacia 1855 o 1856, Ignacio Bravo, vecino de Tesechoacán, esta en posesión de la llamada hacienda Buenavista. Por el apellido, no es difícil, deducir que es pariente del presbítero José Antonio Bravo, ya mencionado como el comprador o uno de los compradores de las antiguas propiedades de los marqueses de Uluapa.

En 1886, ya fallecido Ignacio Bravo, están en posesión de la hacienda sus hijos Bernardo y Julia Bravo. Para estas fechas la extensión que se maneja de la hacienda  es de aproximadamente 3 sitios, lo que vendrían a ser un poco mas de 5000 hectáreas. Los linderos mencionados, igualmente, son muy generales: por el Oriente “Piedras Blancas”, por el Norte la “Soledad” y “Uluapa” y por el Poniente “Uluapa y Tuxtepec” y por el Sur, las “Tres Cruces”.

En esta descripción el límite que correspondería a San Jerónimo se le llama Piedras Blancas, posiblemente se retomo una descripcion de mediados de siglo XIX, cuando aun no se le daba el nombre de San Jerónimo.

Límites de la Hacienda Buenavista desde mediados del siglo XIX hasta su desintegracion en la primera mitad del siglo XX.

En enero de 1907 se hace un contrato de promesa de compraventa a favor del Lic. Hesiquio Marañon, Bernardo ya había muerto y sus herederos eran sus 6 hijos: Cecilia, Micaela, Rafael, Ignacio, Bernardo y Francisca Bravo, quienes poseían la hacienda junto con su tía Julia Bravo (ella no se caso). Julia murió en los siguientes meses pero hizo testamento el 16 de febrero de 1907, nombro por herederos a sus sobrinos.

Supongo que la venta se realizó y posteriormente viene a caer en manos de estadounidenses., quienes intentaron formar una colonia de veteranos de guerra. (Colony Veterans), se desconocen el motivo o los motivos que impidieron su realización pero el proyecto existió y se promovió. Posiblemente se empezó a planear durante los últimos años del porfiriato, entre 1907 y 1911, por lo que seguramente la revolución hizo fracasar este proyecto.

En Estados Unidos, a finales del siglo XIX y principios del XX, los veteranos de guerra se empezaron a organizar en sociedades fraternales y en 1904 las distintas agrupaciones se unieron para formar United Spanish War Veterans (USWV). Cada estado tenia un “Departamento” dirigida por un comandante y sus oficiales. Los capítulos locales eran llamados “camps” (campamentos). En Estados Unidos se fundaron varias colonias de veteranos (Veterans’ Colony) con la finalidad de proveer de lugares donde vivir a los dichos veteranos.

Seguramente bajo este influjo se dio el proyecto de la hacienda de Buenavista.

El último gran propietario de la hacienda fue la Compañía Territorial Mexicana. Luego vendrían las divisiones para ejidos y pequeñas propiedades.

Fragmento del plano que servía de promoción del fraccionamiento de la hacienda Buenavista para la Veterans' Colony (Colonia de Veteranos de guerra).

***

Anuncios

Read Full Post »